En toda disciplina deportiva se debe seguir con rigurosidad los consejos de seguridad que sean indicados, a fin de evitar algún tipo de lesión o accidente. Jaume Salinas policia de Catalunya parte de este principio, seguir los consejos de seguridad que explica a la ciudadanía como regente de la seguridad pública.

Es bien sabido por todos que existen distintas maneras de disfrutar del agua, ya sea en un lago, en el mar, en una piscina o en un río, y mucho más si se realiza a través de una actividad deportiva. Sin embargo, como en cualquier deporte, siempre habrá la posibilidad de que existan peligros los cuales se pueden incrementar si son considerados actividades de riesgo. En este artículo se indicarán aquellos deportes donde se pueden descargar dosis altas de adrenalina y los consejos a seguir en los mismos.

Descender por ríos

Bien sea que se haga mediante embarcaciones neumáticas o a través de kayaks, son dos de las posibilidades más populares para disfrutar de un deporte de aventura en el agua, ya que representa un reto donde la resistencia, la osadía y el equilibrio son necesarios para disfrutar de esta experiencia.

Buceo

Se considera uno de los deportes acuáticos de mayor riesgo pero uno de los más impresionantes y que permiten descubrir bellezas bajo el mar. Practicarlo requiere preparación, mucha prudencia y disciplina

Barranco acuático 

Es una actividad poco conocida pero que brinda increíbles momentos de aventura. Consiste en descender por sifones, toboganes naturales, saltar a pozos, y otros obstáculos fluviales. 

Consejos seguir

Por ser estos deportes practicados en entornos naturales y al aire libre que no son controlados como lo puede ser por ejemplo una piscina, pueden surgir ciertos imprevistos los cuales se deben prevenir y anticipar antes de iniciar su práctica. Es por tal razón, que se deben seguir con mucha atención los siguientes consejos de seguridad:

 

  • Equipos de protección: Es imprescindible tener un equipo adecuado para el tipo de actividad deportiva a desarrollar tales como tablas, trajes de neoprenos, sistemas de oxígeno, palas, cuerdas, calzado adecuado, embarcaciones, entre otras, que siempre  deberán ser revisados antes del inicio de la práctica deportiva. Equipos como el chaleco son necesarios y para descender por ríos, hacer paddle surf, e incluso en el piragüismo. De la misma forma, el uso de cascos se hace necesario para deportes en el agua como lo es el rafting, el kayak, el piragüismo y el  barranquismo acuático.

 

  • Practicar en compañía: este tipo de deportes es fundamental practicarlo en compañía, ya que de ocurrir algún incidente o más grave aún, un accidente, al momento de encontrar ayuda se podrá hacer de manera rápida y efectiva si alguien nos acompaña. Ahora bien si se es una persona que se está iniciando en alguno de estos deportes, se hace necesario contar con la supervisión de una persona experta o monitor quien estará pendiente, guiará y dará los mejores consejos e incluso puede ofrecer ayuda al momento en que se haga necesario.

 

  • Formación: Como en todo deporte, el conocimiento y formación que se tenga es imprescindible para una práctica exitosa y segura. Esto permitirá que la persona adquiera confianza y seguridad tanto para él como de las personas que le acompañen. Es necesario conocer las técnicas más acertadas para la práctica del deporte elegido, pero más importante aún es conocer las medidas de seguridad a seguir en caso de que ocurra un incidente o un accidente, siendo obligatorias las de primeros auxilios tanto en tierra como en agua.

  • Condiciones meteorológicas: Cuando se practican deportes al aire libre es recomendable hacerlo con buen tiempo, con suficiente luz y con temperaturas acordes  que no solo se convertirá en una experiencia agradable sino también segura. Se debe evitar practicar estos deportes en la noche, con lluvia, en días con tormentas y con poca visibilidad. Si son deportes a ejecutarse en el mar, se deberán tener en cuenta las mareas y corrientes, así como las alertas que indican que son zonas seguras para ello. Si es en río, se deberá tener en consideración el nivel de precipitaciones que pueden incrementar o no el nivel del caudal del agua que desciende.